top of page

Innovación

Este tema es, sin dudas, un disparador necesario para el crecimiento de tus próximos años. Es parte esencial y no puede faltarte en tu agenda de actividades estratégicas. Debe ser parte obligada de ese 20 % que todo número uno pyme debe asignar en la gestión de su tiempo para pensar el mañana real de su negocio. Para hacerlo simple, y establecer una base conceptual de lo que te quiero transmitir, entendamos la idea de innovación desde esta perspectiva:


La creatividad es pensar en ideas nuevas, mientras que la innovación es la aplicación con éxito de las ideas dentro de una organización. En otras palabras, la creatividad es el concepto ideal y la innovación es el beneficio real.
William Coyne

Una forma de ejemplificar que “las ideas valen hechas y no pensadas”. Innovar es agregar valor, tanto a tu producto, como a tu servicio, a tus personas, a tu perfil, a tus clientes. No por capricho este tema se habla antes de cómo tener un modelo de negocio perdurable, ya que parte de la esencia de tu empresa está en tu propuesta de valor. Ese concepto de valor, que te hace diferente, es el motivo real por el cual te eligen o no, y determina la rentabilidad de tu negocio.


Tenés que preguntarte, con una mano en el corazón y con objetividad intelectual, si la propuesta de valor que estás ofreciendo a los clientes es la misma que la de tus competidores; si es así, no habrá motivo. Quisiera, en este momento, que puedas animarte a poner en duda todo lo que estás haciendo, aunque tengas muy buenos resultados, en busca de mejoras. Que te animes a alterar tu statu quo. Que te preguntes ¿Cómo puedo hacer lo que hago mejor y con más resultados? Que te fijes cómo podés mejorar productos, packaging, marca, servicio, equipos de trabajo, entregas, métodos de ventas, procesos comerciales, comunicación, promociones, agenda de trabajo, tu propio perfil como dueño, entre tantos otros espacios susceptibles de mejoras. Ser un dueño pyme creativo es un diferencial. Ya que permite ver las cosas desde una óptica original y distinta a lo común, pero debemos buscar que se traduzca, en beneficios para el cliente y rentabilidad para el negocio.


Requiere sin dudas, esfuerzo, tiempo y enfoque, pero genera resultados. La innovación te sacará de la zona de paridad y te llevará a la zona de diferenciación. Por eso quiero dejarte algunas sugerencias muy simples para desarrollar la creatividad:

1. Anotá siempre las ideas, estés donde estés.

2. Alejate de lo operativo de vez en cuando, para pensar el futuro.

3. Sé abierto a las opiniones de todos. No siempre la mejor idea o el nuevo negocio saldrá de vos.

4. Rodeate de gente que te aporte valor creativo.

Tené, incluso, reuniones a solas para pensar y crear lo nuevo. Las llamarás tus “reuniones de innovación”.

5. No tires la toalla. No abandones cuando algo no sale la primera vez.

6. Arriesgate.

7. Generá espacios para los errores, principalmente de quienes te rodean, y también los tuyos propios.

8. Pensá cómo podés romper las reglas. Sé disruptivo.

9. Si podés, viajá.

10. Divertite con lo que hacés. Si no, buscá otra cosa que te divierta y apasione. Seguro ganarás más dinero ahí.


Pensá que la innovación es un cambio que introduce novedades, que muchas veces se refiere a modificar elementos que ya existen en el funcionamiento de tu empresa, de tu mercado, con el fin de mejorarlos, renovarlos o crear algo nuevo. Un cambio de imagen puede accederte con el mismo producto o servicio a un target de público nuevo y abrirte nuevos mercados. Un proveedor nuevo puede mejorar la calidad de tu oferta y recuperar clientes perdidos. Un convenio entre marcas, puede mejorar tu imagen y atraer público que antes no alcanzabas. Un análisis de tiempos en los procesos comerciales, o de producción, puede sin dudas mejorar la productividad, el humor y clima interno y, por ende, los resultados.


En fin, definir un espacio para la innovación desde todos los rincones de tu empresa, generar los canales de comunicación para que las propuestas te lleguen y puedas contar con una usina de nuevas ideas, es clave diferencial y te mantiene vigente en la búsqueda del crecimiento y liderazgo en lo que hacés. De esta manera, si un empleado aporta una mejora que te significa crecimiento en tus números, lo que deberías pensar de antemano, es la retribución ante una idea que funciona para quien la aportó, para motivar, inspirar, y generar cultura interna, que lleve a todos a dar más por la empresa, a sumar, a querer aportar más allá del amor que puedan o no tener con la marca, a tener un incentivo real que los mueva en esa dirección. Lo que quiero dejarte en claro con esto es que no es suficiente con decir “queremos innovar” o decir “somos una empresa innovadora”, sino que además hay que tomar una serie de decisiones que definan espacio, tiempo, personas, objetivos y retribuciones, para que esa idea de innovación encuentre un asidero firme.


Otro cliente pyme industrial, líder de su sector a nivel nacional –a quien asesoro continuamente desde hace años–, tiene como esencia de empresa la innovación. Es parte de su ADN. Y cuando comenzamos a trabajar sobre ese diferencial, lo hicimos no solo puertas afuera con clientes, proveedores y sociedad en general, sino también puertas adentro con el personal, la infraestructura de la empresa, la inversión en maquinarias y tecnología, los espacios de trabajo, los beneficios para los empleados, los entrenamientos y capacitaciones, y muchas otras acciones para ser líderes en innovación. En fin no se puede ser innovador en una sola área de la empresa. Si lo sos, tiene que verse reflejado en cada detalle de tu negocio y en todas las direcciones. Como el ADN, no se puede esconder y mostrar en un momento, y en otro ocultarlo; está presente en las personas todo el tiempo, lo mismo la innovación en el caminar estratégico de la pyme.


Había un programa llamado Cazadores de mitos, donde un par de divertidos personajes, ponían a prueba con base científica diferentes mitos y los calificaban como reales o no. Lo que a modo de cierre de este capítulo quisiera hacer una vez más: romper el mito con el que hemos sido educados muchos dueños pymes, sobre que hay temas reservados solo para las grandes empresas, como la innovación, y que además requieren mucho dinero. Mito. Es para todos, es para el que decide hacerlo; es para el que entiende que parte de la adaptación al cambio está en la innovación, que justamente no está en tu zona cómoda de todos los días, sino en otra habitación a la que entrás muy poco, pero que puede sorprenderte en el mediano plazo con resultados extraordinarios, y ser el motor de un nuevo comienzo de tu negocio, o reflotarlo en momentos donde solo pensabas en cerrarlo. Tenés que recordar que muchas veces se requiere más organización y más creatividad aplicada (lo llamo gestión), que recurso económico.


Extracto del libro "Dueño PYME"

 

Matías Franco es el Fundador de Tienda 54dos y su Escuela de Negocios. Autor del libro “El poder de una Idea”. Consultor Pyme. Speaker. Lic. en Administración de Empresas. Master en Estrategia y Geopolítica. Diplomado en Negocios. Certificado en Management en Walsh Community College y Michigan University. Profesor Universitario. Jurado Premios Mercurio para la Asociación Argentina de Marketing y para los Premios Águila en Expolit (Miami). Pastor de Jóvenes. Miembro del Consejo Directivo de ACIERA. Está felizmente casado con María José, y es padre de tres preciosos hijas: Sofía, Pilar y Josefina.



Instagram @matias.franco1

Spotify - Matias Franco

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page